• 1
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9

La empressa

FLEXIM INTERNATIONAL B.V.
El mortero para tejados FLEXIM se ha utilizado durante muchos años en el mundo profesional de la construcción de edificios gracias a la calidad que ofrece el producto desde 1985 para el mantenimiento, renovación, reparación y construcción de nuevos edificios. Es inusualmente duradero y se ha desarrollado teniendo en cuenta la ecología, por lo que cuenta con el viejo y “ecológico” aceite de linaza como ingrediente principal. En 2007 alcanzamos los 4 millones de tejados tratados con FLEXIM.

FLEXIM International BV se encuentra Heerhugowaard, donde se fabrican, empaquetan y expiden todos los pedidos con el mayor cuidado posible para sus clientes nacionales y extranjeros.

INTERNACIONAL
El mortero para tejados FLEXIM tiene un uso perfecto en cualquier clima, siendo esta la razón por la que FLEXIM International BV exporta con éxito desde 1987 su mortero para tejados único hacia países con climas subtropicales, así como a los países del hemisferio norte. FLEXIM se exporta activamente a 15 países de todo el mundo.

En 1998, FLEXIM International B.V. recibió su primer certificado internacional del Miami Dade Institute de Florida, EE. UU., que acreditaba que el producto había superado brillantemente las distintas pruebas de adherencia y tensión. Posteriormente, en 2010 el British Board of Agreement otorgó su certificado European BBA por las aplicaciones del mortero para tejados FLEXIM.

SERVICIO TÉCNICO
Desde la fecha de su fundación en 1985, FLEXIM International BV se ha encargado de 33 000 tejados de distintos clientes únicamente en los Países Bajos. De esta manera FLEXIM International BV ha adquirido un gran conocimiento práctico y experiencia en la alta calidad del mortero para tejados FLEXIM. Con este conocimiento y experiencia, FLEXIM puede ofrecer un servicio técnico óptimo a sus clientes nacionales y extranjeros sobre las aplicaciones del mortero para tejados FLEXIM.

FLEXIM International BV da mucha importancia a la calidad del producto. Para garantizar que su calidad satisface las necesidades, los panes están comprobados al vacío, llevándose también a cabo ciertas pruebas sobre peso calibrado. Además, cada producto lleva un número de serie con el fin de poder garantizar su seguimiento.